29 de marzo de 2013

Phenomeno - Novela Visual - "Pues está bien"

Reseña por ONPUELENA





¡Cómo me echabais de menos, eh!, que asco. Pues para joder más, hoy reseñaré una novela que me ha gustado, si, ya habrá tiempo para las que no. 
 Bueno, en realidad, es una sound novel, vamos, no tienes que tomar ni una sola decisión, a saber por qué la califican todo el rato como visual novel. O será que estoy equivocada. 
Empecemos con lo de siempre, ¿por qué decidí leer/jugar esto? Después de jugar Paca Plus y querer morir por ello, dije, NO QUIERO MAS NOVELAS INSTITUTO MIERDA, quiero misterio chachi. Entonces fui a mi wishlist de Visual Novel Database y me topé con esto, cojonudo, además, ES DE NITROPLUS (si, Saya no Uta) así que muy mala no podía ser..

No quiero destripar la trama, así que resumiré un poco el argumento: pues esto es un tío que se muda a Tokyo, universidad y eso. Y como es un tacaño, se va a vivir a una casa con pinta de casa encantada, barata, llamada "La casa que concede deseos". Pues vale. Al tipo este le gusta el ocultismo, pero en cuanto oye cosas por la noche, se caga, jaja, ¿qué se esperaba? Pide ayuda a la gente del foro que frecuenta y hasta aquí quiero contar.
Quizás no parezca algo muy original, así a primera vista, y en realidad no lo es tanto, pero luego le meten ideas subliminales que me encantan, como sobre el progreso o el origen del miedo.



Sus puntos fuertes, y por lo que la recomiendo: es corta..., ojo, que esto también es una desventaja, porque cuando acabé quería más. La OST y los sonidos son muy buenos, y te envuelven absolutamente en la atmósfera de la historia. El arte también es agradable, casi teniendo más importancia los escenarios y objetos que los personajes. Buena narración, muy clara(es una adaptación de una novela, por cierto).  Los personajes... casi no les da tiempo a desarrollarse, pero bueno, cumplen su función, misterio y todo eso.
Y nada más, eso, que la recomiendo bien bien.

Una cosa curiosa que me pasó al acabarla... Cuando pasaron los créditos, volví al menú, y le di a quitarla, pero en vez de quitarse, se hizo más pequeña la ventana, y se quedó negro todo... seguía sonando la música, el piano y yo: aaa los miedos. FIN

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada