16 de febrero de 2013

Gantz (Manga) - Capítulo 374 - "Bacterio vs. American Dude"

Reseña por UNZAN



Takeshi cumplió su sueño más anhelado, Kaze dejó claro que en diez capítulos muere, el gigante de la barba sabe que este es su último telediario y cuando nuestro pecho arde fervientemente por las ganas de que Nishi entre en escena, nos toca esperar un tiempo que no recuerdo cuánto era para el siguiente capítulo de nuestra serie preferida.

Y empezamos nuestro capítulo con una buena visión del profundo deseo del gigante de la barba de tomarse un "powerade", porque se le ve cansadillo de lanzar espadazos contra un oponente que poco más y tiene el tamaño de esos peces sudamericanos que son capaces de metersete en la uretra. Si no vas al médico hay que amputar.

Pero antes de sumergirnos de lleno en la épica batalla de la nave nodriza, Tae se da cuenta de que su novio lleva el mismo traje que todos esos tíos que luchan mano a mano contra gigantes que son 30 a 1 en tamaño.

- Uhmmm no sé, si no le cuento nada, me ahorraría unas páginas que el autor podría utilizar para avanzar en la historia, pero... bah, se lo cuento, no me estalló la cabeza en el espacio, me va a estallar ahora.


A lo que íbamos, Kurono le cuenta el lío de toda la gente que muere, pero no porque están vivos, pero han muerto, por lo que no deberían estar en el registro civil.



Después de contar el lío mencionado, el gigante profesor Bacterio decide, después de recibir algún que otro corte, sacar el único arma secreta que le queda a su civilización.

- ¡¡Ataque especial!! Puño que va pero que no va y que lleva una espada que no sirve porque lo que doy son puñetazos (Sí, ya se que los nombres no son lo mio...).

Bueno, pues el americano pone cara de "esa cara la puso mi mujer cuando sacó el cuchillo para matarme, por tirarme a su perrito. Habrá que tener cuidado".



Y tiene cuidado, claro está. El espacio no es un buen sitio para morir aplastado. Es divertido, pero no bueno.
Entonces el profesor bacterio realiza el experimento que típicamente sale mal

- ¡PUÑOS FUERA! Y los puños se fueron de pingo, hacia arriba, hacia abajo, hacia el centro y pa' dentro. Y solo un puñete llega hasta el americano, que no duda en esquivarlo. A nadie le gusta que le golpeen.
Me encantan los ojos del gigante en la escena. -¡¡Oh no, no me he arreglado la barba!! Se me olvidó con la tensión del momento.

Comentaría la pose de este señor..

ONPUELENA: No.

Vale.
En algún sitio, que no tenemos ni idea de dónde es, vemos al adorable papi de Kurono.

SOGA: Que no se parece en nada a él, por cierto.

Calla.
...Al adorable papi de Kurono. Parece que los de negro ya no son terroristas, pero él nunca quiso a su hijo, así que no retiró los insultos referidos a la mami de Kurono.

Y acto seguido vemos el cuerpo del profesor Bacterio gigante partido en 3, 14 15 92 63 cachitos distintos.
Está hecho papilla. Me caía bien.

OH SÍ DIOS YA FALTA POCO PARA VOLVER A CASA.

Han tardado tanto que dibujan a Kaze diferente a cuando lo dibujaron por primera vez.
Al carnissero no le gusta, pero lo demuesstra con indiferencia.

Otro gigante, (este ya va con aires de suficiencia. No me cae bien) se acerca, ya que le toca el turno de la hora de fitness más intenso de la historia.

¡¡Anda!! El tío que pegaba a Kurono y la que le lame el... Kurono...

¡¡Y a los gantzers más buenos de mundolandia les toca el turno!! ¡¡Bien!! ¿Llegaran sanos y salvos? ¿Seguirá Takeshi en donde sea que esté? ¿Hará algo útil el nuevo gigante presente en la minibatalla de usar y tirar? Todos sabemos que no, pero es diver no tener certezas.



Un abrazo menos para los mancos,a ellos un guiño de los ojos de más de los gigantones.

La nube rosita rosa rosada.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada